Controla tus alergias estacionales

La calima o el polvo en suspensión se sucede con frecuencia en las Islas Canarias tanto en verano como en invierno, lo que afecta especialmente a la salud de las personas que padecen alergias. Sin embargo, son muchos canarios a los que aún no se les ha diagnosticado esta alergia y, por tanto, no siguen el tratamiento adecuado.

Conociendo qué alergias padeces puedes prevenir la alergia tratando los primeros síntomas y así disfrutarás al máximo durante todo el año. En la Unidad de Alergología del Hospital La Paloma te ofrecemos la consulta y las pruebas cutáneas para alergias. No lo dudes y visita a nuestra alergóloga. Pide ya tu cita.

*El precio de la sesión no incluye el coste de la consulta

La calima es una de las principales causas de alergia en Canarias y afecta a su salud ya que provoca rinitis, dificultad para respirar, enrojecimiento ocular, conjuntivitis… Las personas que sufren asma o alergias ven agravadas su enfermedad con la llegada de la calima, por lo que los especialistas hablan de prevención para evitar que empeoren los síntomas.

Para ello es importante que se haya diagnosticado esta alergia y el paciente cuente con un tratamiento que pueda comenzar a aplicar de forma preventiva cuando comienza a notar los primeros síntomas.

 

En Canarias se calcula que una de cada cinco personas es alérgica. Concretamente, en las islas tenemos una presión alergénica de los ácaros del polvo, porque están presentes durante todo el año. En la primavera se añade en ciertos pacientes que, además de los ácaros, se sensibilizan al polen.

La alergia aparece repentinamente cuando el sistema inmune reconoce sustancias, que normalmente son inocuas, como nocivas y es entonces cuando aparecen los síntomas. Se trata, por tanto, de un mecanismo de defensa del organismo contra dichas sustancias que pueden ser ácaros, polen…

El paciente que sufre una alergia estacional manifiesta síntomas siempre en el mismo período de cada año. El cuerpo se defiende de estas sustancias de forma diferente por lo que algunas personas pueden manifestar rinitis, asma, urticaria…

En la Unidad de Alergología del Hospital La Paloma llevamos a cabo las pruebas cutáneas para determinar a qué sustancias tiene alergia el paciente. Éstas se realizan en el antebrazo del paciente para ver las reacciones de tipo inmediato.

Además de esta prueba, también se realizan otras epicutáneas en la espalda para ver las reacciones retardadas. En otros casos se realizan análisis de sangre estandarizadas que permiten detectar otros alergenos.

El primero paso del tratamiento de la alergia es evitar, en la medida de lo posible, el contacto con las sustancias que general la alergia, es decir, mantener el hogar lo más limpio posible para evitar los ácaros o no estar en zonas de campo durante épocas de polinización, entre otras medidas a tomar.

Cuando los síntomas continúan el alergólogo pautará un tratamiento con antihistamínicos. En caso de ser necesario aumentar este tratamiento se puede recurrir a la inmunoterapia. Se trata de unas ‘vacuna’ con los extractos alergénicos personalizados de la alergia que tiene cada paciente. Esta terapia alivia los síntomas e incluso puede llegar a curar la alergia.

A la consulta del alergólogo se debe asistir cuando los síntomas se repiten o se mantienen en el tiempo e influyen en la calidad de vida del paciente.

Los especialistas recomiendan acudir ante la presencia de los primeros síntomas, ya que con el paso del tiempo éstos se agravan y pueden llegar a afectar a las vías respiratorias bajas provocando broncoespasmos, es decir, crisis de asma que pueden poner en peligro la vida del paciente y requiere de asistencia urgente.

PIDE CITA

Acepto la política de privacidad

banners-8b